Una tendencia que habla de mujeres dueñas de su destino, seguras y sexys.
Funcionalidad y sensualidad desde lo fetiche, son propiedades de este conjunto de prendas que las mujeres robaron del armario de sus amantes para asumir el poder.
Los trajes son tendencia esta temporada, son la expresión de una comodidad sofisticada y una lucha por la igualdad de género que en muchos aspectos y lugares del planeta aún no existe; igualdad lograda desde el reconocimiento de los valores propios de la mujer y no desde la competencia.

Christian Dior – Balmain – Saint Laurent
En este punto vale la pena una aclaración: esta vez la tendencia no habla de adrogínia o asexualidad, por el contrario, habla de adaptación como hizo Chanel en su época, hablan de apropiarse de las prendas masculinas para lucir poderosas y sensuales. Este binomio atemporal evoca épocas de auge económico como los 80´s y mas que seguir una moda da aires de clase y estilo.

Christopher Kane – Mulberry – Stella McCartney
Clásicos negros, femeninos blancos o impactantes coloridos; los trajes hablan del poder, cada vez mayor, de la mujer en el mundo. Esta temporada vienen también con la onda de la sofisticación de las formas sartoriales, la comodidad y la libertad.

Pedro Lourenço – Chanel – Mary Katrantzou
Los trajes no solo estuvieron presentes en las pasarelas Primavera/Verano y repitieron en varios casos para Otoño/invierno, algunos podrían decir que son básicos de las marcas (también es cierto), pero se convirtieron en los protagonistas incluso de sus campañas.