Vivimos a mil, todo el tiempo conectados, trabajo, viajes, estudio, familia, la información nos llega de todas partes y sentimos que el tiempo cada vez va más rápido. Incluso muchos dicen que vivimos en una sociedad saturada de estímulos donde el tiempo y el descanso son los mayores lujos. Tomarse un momento para si mismo, relajarse y descansar es justo y necesario. Yo lo hice, lo necesitaba después de varios meses que han sido completamente intensos y sin descanso; meses en los cuales hasta mi frase favorita ha cambiado por “10mil pies” al momento de aterrizar, agradeciendo que por fin me voy a bajar del avión y estaré quieta por un par de días. Necesitaba irme a un SPA.

nirvana spa

En la terraza del último piso del 1