Esta “it girl” rusa, trabaja en Londres como modelo y stylist.

Con sus atuendos da vida a la palabra “cool”. Siempre con toques irreverentes e inesperados que son el resultado de probarse y probarse todo lo que se supone no combina, sin temer a equivocarse; como lo ha dicho ella misma cuando le preguntan por sus atuendos.