Eco-fashion, término muy sonado en el exterior, que viene tomando fuerza en Colombia. Aparece en Italia en 1994, como un movimiento de opinión compatible con la ecología, que parte desde la producción de los tejidos, los químicos con los que se tiñen y procesan; y va hasta el mismo ambiente de trabajo de los operarios.
En enero de este año, durante el marco de Colombiatex 2012, la influencia Eco mostró su potencial en el país; ver máquinas convertir botellas plásticas en hilos de poliéster listos para ser tejidos y lavadoras industriales que lavan jeans sin agua como la G2 de ozono, son esperanzas de vida hechas moda; son la respuesta y confirmación que hoy en día ser ecológicamente responsable es más chic y tiene más estilo que nunca.