¡¡¡It’s bikini time!!! Dorados dicen que son los rayos del sol, al igual que el color que a muchas nos gusta lograr en nuestra piel después de unas vacaciones de verano. Yo por ejemplo, soy una de esas personas.

El hecho de que mi piel sea muy blanca hace que con los años haya aprendido ciertos truquitos para que a la hora de unas vacaciones que incluyan sol y bikini, pueda lograr ese color dorado en mi piel, al mismo tiempo que me cuido del sol, porque eso sí, cuando no lo he hecho termino roja como camarón y eso de chévere, sano y sexy, tiene muyyyyyy poquito.

bikini almamia

Para empezar mi mejor aliado se llama: Betacaroteno. Esta sustancia es la encargada de ayudar a que la piel produzca melanina que es la que le da color. La podemos encontrar en alimentos como la papaya o la zanahoria o si la quieren un poco más concentrada, también pueden conseguirla en pastillas en farmacias o tiendas naturistas, y hasta donde tengo entendido no tiene ninguna contraindicación. La idea con el Betacaroteno es empezar a consumirlo al menos unos días antes de que comience el paseo, para que la piel se vaya preparando. Otros alimentos que muy buenos son los ricos en agua, las legumbres y el pescado para ayudar a la piel a mantenerse hidratada y evitar que la piel se reseque y el bronceado dure poco.

Cuando estamos bronceadas, nuestra piel luce mucho más firme y eso hace que nos sintamos más seguras a la hora de lucir un bikini, así que otro de mis trucos, y que conste que esto es más una confesión, se llama: Autobronceador. Un par de días antes del comenzar mis días de verano suelo aplicarme cremas autobronceadoras, para llegar con algo de terreno ganado, así sentirme mas confiada en bikini y darme moral, ya que normalmente los primeros días de sol, no me expongo mucho y voy poco a poco cogiendo color para que el bronceado me dure más.

tips de verano

Y los básicos de siempre, una buena exfoliación antes de los días de sol para preparar la piel y durante los días de sol Antisolar y Bronceador!!! Cada quién conoce su piel y tiene sus preferidos, yo para la cara siempre uso bloqueador que tenga mínimo 50 SPF y en el cuerpo casi nunca uso antisolar, pero mi bronceador siempre tiene algo de protección solar, entre 8 y 15 SPF, por lo regular. Para el cuerpo me han gustado mucho más los bronceadores que los bloqueadores porque siento que mantienen humectada mucho más tiempo mi piel, y así esta recibe mucho mejor el sol. Pero de todas maneras en ciertos puntos de mi cuerpo como las rodillas, los codos y las plantas de los pies pongo algo de bloqueador para evitar que se quemen.

Cómo verán en las fotos, por ahora está más dorado mi bikini nuevo de AlmaMia Swimwear que mi bronceado, pero mientras lo logro estas vacaciones, espero que alguno de mis trucos les sirva. O si tienen algún otro que me quieran dar, que les haya funcionado muy bien, bienvenido sea!

lifestyle blogger

¡¡¡Me voy de nuevo pal sol!!!

Besos…

Tati

@ICONAtatiana

 

tatiana.moreno.penagos@gmail.com