Hace un poco más de 1 año, estuve de paseo en Marruecos y por diferentes razones nunca escribí del viaje por este maravilloso país, pero ya que muchas personas me han preguntado acerca del viaje, voy a aprovechar para contarles y hacerles una pequeña guía turística, por si tienen planes de ir o si no lo tenían contemplado, pues quien quita que después de este post se animen!

Para empezar, ubiquémonos geográficamente, Marruecos es un país ubicado al noroeste de África que limita al norte con el Mar Mediterráneo y España, país por donde yo llegué desde Colombia, ya que no hay vuelos directos desde acá, mi viaje tuvo escala en Barcelona donde compramos un vuelo a Marrakech para empezar oficialmente el recorrido por este país islámico.

 

Llegamos a Marrakech

Aterrizamos en Marrakech dónde estuvimos 3 días antes de empezar nuestro recorrido en carro por el resto de país. Esta ciudad es maravillosa, tiene un encanto que hace que te sientas como en casa, los colores de sus mercados y las cosas que en ellos se encuentran, son un caos tan exótico que abruma los sentidos y hacen que uno viva el momento por completo. Yamaa el Fna es el centro de la Medina, al llegar a esta plaza te abordan miles de vendedores y sobretodo mujeres para ofrecerte tatuajes de henna, hay puestos de frutas y comida por todas partes, pero sobretodo carritos de venta de jugo de naranja (y allá el jugo si es naranjado, no amarillo como acá en Colombia).

 

 

Salir de la plaza es adentrarse en cada uno de los callejones de la medina, con miles de vendedores y puestos de especias, aceite de argán, ropa y tejidos, artesanías y mil cosas más que son la puerta de entrada a palacios, restaurantes, riads y hoteles hermosísimos y cargados de identidad árabe. Uno nunca se imagina lo que hay detrás de cada una de esas puertitas, por eso hay que entrar y nunca juzgar por lo que se ve desde afuera… aprendizaje también para la vida. 😉

Marrakech es también una ciudad de palacios, palacios que hoy se han convertido en lujosísimos hoteles, como la Mamounia y el Royal Mansour, para muchos los hoteles mas lujosos del mundo, (y no por ser los más lujosos, son los más caros, en general para nosotros Marruecos es barato, nos favorece el cambio de moneda). Estos dos palacios con sus impresionantes jardines fueron mandados a construir por los propios reyes del país en distintas épocas, el primero como regalo de bodas en el siglo XVIII a su hijo el Príncipe Al Mamoun y el segundo en 2007 como espacio de hospedaje para personajes ilustres e invitados de la familia real a Marrakech.

El lujo en ambos es infinito, cargado de tradición árabe; joyas de colecciones privadas, vinos y whiskys de producciones exclusivas que solo están disponibles en el mundo para ser adquiridos por los huéspedes de estos hoteles de ensueño. Lo mejor es que hay forma de entrar sin tener que dormir en ellos, yo por ejemplo me fui a pasar una tarde en los jardines de la Mamounia mientras me tomaba un vino blanco llamado “Icone” por pura casualidad con un postre de frambuesas exquisito; y otro día fui a comer al restaurante del Royal Mansour, para luego darme una vuelta por sus impresionantes corredores.

Luego de 3 días en Marrakech alquilamos un carro para empezar nuestro recorrido en carro rumbo al desierto del Sahara y luego por el resto del país, pero como este post se empieza a poner largo, en el próximo post les cuento el resto.

5 datos antes de terminar:

  1. En Marrakech dormimos en un Riad precioso, los Riads son las casas típicas Marroquís, atendidas muchas veces por sus dueños.
  2. Fuimos a Marruecos a finales de Septiembre, por lo que nos tocó un clima maravilloso, calientito pero soportable sin ningún problema, Máximo 30 grados centígrados.
  3. Compré una simcard para mi teléfono de Maroc Telecom, las venden casi en cualquier tienda, fue súper barata al igual que los datos, además el internet es un volador! Casi todo el tiempo tuve 4G en mi celular, incluso llegando al desierto.
  4. La moneda son los Diranes, y el cambio es más o menos 1 Euro son 10 Diranes.
  5. ¡Ojo! Los colombianos debemos pedir visa para visitar Marruecos, se la dan prácticamente a todo el mundo, aunque el trámite a veces es un poco lento.

Ahora si… no alargo más esto, en el post que sigue les cuento el resto del viaje!

 

Besos…

 

Tati

@ICONAtatiana

tatiana.moreno.penagos@gmail.com