La apertura y el cierre de Colombiamoda 2013, como se esperaba, fueron las 2 mejores pasarelas de la feria; y no con esto estoy desmeritando el trabajo y las propuestas de los demás diseñadores y marcas, de las cuales en un próximo post les contaré mi opinión.

Para todos quienes asistimos a estos dos eventos, quedó claro desde el montaje, las locaciones de cada una y por supuesto los nombres de los diseñadores protagonistas de las invitaciones (porque la escarapela de prensa no servía para acceder a ellos), que serían los puntos mas altos, los más comentados y recordados de esta versión de la feria y quizás de muchas otras previas y por venir.

«La experiencia Haider Ackermann«, porque no tengo otra manera de nombrar la visita al país de este grande de la moda; lo fue no solo para él, sino para quienes sentimos su energía y esperábamos con ansias su pasarela, estuvo llena de misterio y nostalgia. Aunque los grandes medios tuvieron acceso a el para hacerle entrevistas y notas, fue todo en privado, no dio ruedas de prensa y prefería pasar desapercibido (por supuesto no lo logró), se sentía abrumado por tanta gente pendiente de el. Se dejó ver en público solo lo justo y necesario, eventos en su honor, el conversatorio que dio junto a Tim Blanks de style.com, que por cierto estuvo a reventar (1400 personas) y al final de su pasarela, donde solo salió hasta la mitad y prefirió quedarse detrás las sombras y el humo, solo vimos su silueta en medio de la tenue iluminación y con la luna de fondo. ¡Sublime!

Haider AckermannHaider AckermannHaider Ackermann

Haider Ackermann

Para el cierre de Colombiamoda, una Silvia Tcherassi que presentó una colección inesperada para todos los asistentes. Acostumbrados a ver una propuestas más fluidas y comerciales, muchos se sorprendieron al ver esta Silvia renovada en texturas, materiales y siluetas. El Museo de Arte Moderno de Medellín fue el espacio para dar vida a esta pasarela, un espacio para el contraste del rudo concreto con la delicadeza de cada prenda que llegaba a escena. Amé su coreografía, tener la oportunidad de ver a cada modelo ir y venir tantas veces, convertía el desfile en un baile que parecía dirigido por el viento, llevaba a las modelos por el espacio mientras ellas iban encontrando poco a poco su lugar. ¡Encantadora!

Silvia TcherassiSilvia TcherassiSilvia Tcherassi

Silvia Tcherassi